jueves, 1 de agosto de 2019

Cahucopana validó el Plan Integral de Reparación Integral


Se dio inicio a las medidas de reparación a comunidades del nordeste antioqueño

Cahucopana validó el Plan Integral de Reparación Integral


El 24 de julio, en el casco urbano del municipio de Remedios (Antioquia), en un encuentro que contó con la participación del comité de impulso, los tejedores y tejedoras del proceso psicosocial que hacen parte del sujeto de reparación, Cahucopana, amigos y compañeros, se socializó y validó el Plan Integral de Reparación Colectiva (PIRC) que fue aprobado por la Unidad para la Atención y Reparación Integral para las Víctimas y validado por los miembros de la Corporación, con el cual se dio inicio a la implementación de las medidas de reparación.

Cahucopana fue reconocida por el Estado como sujeto de reparación colectiva en el año 2017, por los daños sufridos en medio del conflicto armado. Durante el proceso de diagnóstico del daño se pudo evidenciar que las diversas estrategias utilizadas por los grupos armados vulneraron los derechos humanos e infringieron el Derecho Internacional Humanitario de la población civil, entre ellos, particularmente, a la organización Corporación Acción Humanitaria por la Convivencia y la Paz del Nordeste Antioqueño - Cahucopana, dejando daños en las practicas colectivas, en las formas de organización y relacionamiento y en las formas de auto reconocimiento y reconocimiento por terceros.
Las afectaciones y el impacto negativo del conflicto, en el colectivo, fueron analizados partiendo de varios hechos victimizantes: asesinatos de miembros de la organización a manos de soldados del Ejército Nacional pertenecientes al Batallón Calibio y del Batallón Energético y vial N° 8 de la XIV Brigada, desplazamiento forzado, bloqueos económicos y sanitarios, bombardeos indiscriminados, quema de caseríos, operativos de la fuerza pública desproporcionados, daño al buen nombre, estigmatizaciones, rompimiento del tejido social, entre otros.

Es un avance que el Estado reconozca que hay un conflicto armado interno, no obstante existe la necesidad urgente de reformar la actual política pública de atención a las víctimas para abordar la reparación de manera integral donde se le dé la importancia necesaria a la verdad, a la justicia y las garantías de no repetición, esta como un acto de responsabilidad por parte del Estado por acción u omisión, además que se destinen los recursos necesarios para que haya una cobertura amplia a todas las víctimas individuales y colectivas.

A pesar que se validaron 14 medidas de reparación, estas son insuficientes para subsanar el sufrimiento, el menoscabo de nuestra organización y la desaparición de nuestros seres queridos, hay pérdidas irreparables. Por ello, debe ser un compromiso del gobierno la implementación del punto cuatro (víctimas) del acuerdo final de paz, en el que el Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición desempeña el rol más significativo en la búsqueda de resarcimiento del derechos de las víctimas y fomento de una paz estable y duradera.


jueves, 25 de julio de 2019

Cahucopana, primera organización campesina con medidas colectivas y diferenciadas


Cahucopana, primera organización campesina con medidas colectivas y diferenciadas

Después de un proceso que duro alrededor de siete años para poder incorporar en la política pública las medidas colectivas y diferenciadas, y posteriormente aplicar en su procedimiento, el pasado 18 de julio fueron aprobadas 18 medidas de protección después de hacer un análisis de amenazas, riegos y vulnerabilidades, lo que indica que los niveles de violencia en la región persisten y, a pesar de los compromisos institucionales y la responsabilidad del Estado de implementar lo acordado en la Habana para nuestro territorio, la vulnerabilidad de las comunidades por los problemas estructurales del conflicto, continúan.

El Comité de Evaluación de Riesgo y Recomendación de Medidas (CERREM) que se adelantó en la ciudad de Medellín, contó con la participación de delegados de la Corporación Cahucopana y representantes de ocho instituciones del Estado, en quienes recaía la responsabilidad de aprobar, reformar o rechazar las medidas, cuyo objetivo es brindar las garantías mínimas para seguir adelantando nuestra labor como defensores de derechos humanos en el nordeste antioqueño.

Las comunidades minero campesinas fueron y siguen siendo víctimas del conflicto social y armado, motivo por el cual en la época más álgida de la confrontación, se vieron en la necesidad de conformar una organización que defendiera y promoviera los derechos humanos garantizando la permanencia en el territorio. Con el conocimiento sobre su zona, las formas de actuar de los grupos armados y los conocimientos que se adquirieron de derechos humanos y DIH, Cahucopana generó espacios humanitarios y mecanismos que salvaguardó vidas.

Fue así como los miembros de la Corporación, empezaron a ser blanco de ejecuciones extrajudiciales, persecuciones, desplazamientos y estigmatizaciones. Causas que obligaron a las comunidades a crear mecanismos alternativos de protección y autoprotección, no solo para quienes integran Cahucopana, sino para la comunidad en general, que en el marco de la guerra, era estigmatizada. Entre ellos se encuentran: acciones humanitarias, campamentos de refugio humanitario, comisiones de verificación, creación del colectivo de comunicaciones Abriendo Trocha y actualmente las casas de refugio humanitario de paso. Todas ellas con el objetivo de salvaguardar la vida e integridad de las comunidades y garantizar la permanencia en el territorio.

La aprobación de medidas es un logro para nuestra organización que cumple 15 años en su labor, sin embargo siempre hemos hecho referencia a lo colectivo y diferencial, partiendo de la importancia de que sean brindadas las garantías de protección a toda la población que se encuentra en una zona con alto nivel de riesgo, no solamente para los integrantes de una organización y que respondieran a las realidades y experiencias de protección para que sean efectivas ante los riesgos. Es por ello que se requeriría que sean cubiertas las necesidades de protección de manera combinada o amplia.

Por otro lado, teniendo en cuenta que fueron motivos estructurales y políticos los que llevaron a que el nivel de riesgo y vulnerabilidad de Cahucopana se elevara, razón por la cual se brindan las medidas, estas no pueden ser contempladas solo desde el ámbito material, es menester del Estado empezar a pensarse en medidas políticas, desde la prevención hasta el desmantelamiento de los grupos paramilitares y bandas criminales, además de erradicar la doctrina del enemigo interno dentro del Ejército Nacional y fomentar y aplicar el respeto a los derechos humanos y el acatamiento al Derecho Internacional Humanitario, más allá de cursos dictados a algunos de los miembros de las instituciones. Esto debe ir complementado con las acciones de desarrollo regional rural propuesto en el punto 1 del acuerdo de paz, con garantías a la participación del punto 2 y por la obtención de verdad, justicia y reparación, cuestión que lograra las garantías de no repetición.

Este es solo un eslabón en todo el camino de reivindicaciones de los derechos de las comunidades y un acumulado de sacrificios, tristezas y esperanzas de líderes y lideresas, que durante años han aprendido en medio de las vicisitudes a no rendirse, y a continuar buscando paz y vida digna en sus territorios.

lunes, 22 de julio de 2019

Soldados del Ejército Nacional y encapuchados pretendían hacer allanamiento en vereda de Remedios (Antioquia)


Soldados del Ejército Nacional y encapuchados pretendían hacer allanamiento en vereda de Remedios (Antioquia)


El día 21 de julio, aproximadamente a las 4 a.m. las personas que compartían en el establecimiento público “la gallera”, ubicado en la vereda Panamá Nueve, del caserío Mina Nueva (Remedios), se vieron sorprendidos al percatarse de la llegada de soldados del Ejército Nacional junto a dos hombres con el rostro cubierto con ponchos verdes (encapuchados), según lo expresado por ellos, pretendían hacer un allanamiento, el cual fue iniciado con un proceso de registro fotográfico y vídeo, a pesar de no llevar ninguna orden ni autorización para ello; tampoco portaban en un lugar visible sus apellidos.

Cahucopana, expresa su preocupación ya que estas acciones se están volviendo frecuentes en las veredas de Remedios, lo cual no permite saber quiénes son los hombres con los que patrulla el Ejército, mucho menos identificar a qué grupo armado pertenecen, dejando una estela de duda ¿acaso el Ejército Nacional está trabajando en connivencia con grupos ilegales? ¿Si están haciendo un operativo legal por qué no respetan los derechos de la población?

Estas actuaciones solamente nos lleva a recordar años pasados, cuando los soldados abrían paso a los grupos paramilitares. En épocas de tránsito a la paz, se necesita generar confianza con la comunidad y estas acciones no la promueven.